lunes, 20 de marzo de 2017

Vulture Hooligan


Guillermo Valarino (Montevideo; 1990) 
https://www.behance.net/guillermovalarino
guillermovalarino.blogspot.com/


















sábado, 4 de marzo de 2017

Desfragmentacion del fanzine en museos de Buenos Aires. Descubrir la propia naturaleza.



Fanzines de dibujo en museos. Groys. Flusser. Steyerl. Kozak. Harman. Llegaron de un largo camino que continúa. Porque la propia naturaleza del dibujo es seguir. Nada lo detiene.
Es interesante que algo que sucede en el espacio exterior al tercer mundo,  
algo común y corriente 
como es exponer y mostrar dibujos y fanzines en espacios de legitimación visual, 
que eso acá comience a ocurrir. Acá en Buenos Aires. ¿Ya era hora? 





Ocurre. Por fin. Que me importa.
La imagen retrógrada de lo que es exponer coyuntura 
seleccionada por radicales del entorno
que sólo van a cursos de gestión cultural,
pasean por clases de youtubers, y sólo leen suplementos de arte
esta dando un paso al costado. Por fin.

Todos vamos a morir.
Una expo contemporánea hoy sobre algo de ahora. ¡Que raro!
 ¡No vale! No morder la mano.
¡Que miedo se le tienen a ver el presente!
Una muestra hoy, debe ser sobre ayer. El pasado cotidiano aprieta fuerte el miedo al ahora.
Siempre ver una exhibición de ejemplos de cómo debe ser el hoy equivocado. Pasado Infinitamente superior al presente. Medianoche en París.
La realidad apesta para el reloj.

El perfume a putrefacción que chorrean algunas paredes de  museos y galerías 
que existen sólo porque desean estar en colecciones privadas respetables 
de catálogos internacionales,el renombre, sufre de una demencia analfabeta exagerada.






Estamos hablando de barreras mentales. 
Donde sólo lo consagrado y seguro debe exponerse.
Barreras de ignorancia cultivada desde la infancia de la historia del arte occidental y sus modos expositivos.
Que no les sirven más que al coleccionista antiguo enrejado en una cúpula de odio a lo nuevo.
No miro para no reconocer que hay algo mejor que mis pertenencias, mis conocimientos.
Nada es mejor que lo que cultive. Me pudro en mi círculo.

No le sirve a nadie eso. Se niega conocer el momento.
Lo que ocurre ahora. Rededor. Vivir el documental. Rodar.

No le sirve al campo del arte, porque los periodistas y críticos de arte 
en vez de ampliar sus investigaciones siguen girando en una noria chiquita
y todos ellos apretaditos entran en una confitería, como decía Witold Gombrowicz.
¿Cuantas charlas sobre lo mismo van a dar?

No le sirve a los dibujantes, no le sirve a la gente que vive cerca del museo, no le sirve a la ciudad, no le sirve a los turistas, que viajan para conocer que ocurre, y finalmente se quedan sólo con lo que ocurrió alguna vez. Punto. 
Porque siempre que viajen van a ver el mismo cuadro colgado completo de aburrimiento sobre una pared que ya está aburrida de ser importante sólo para los pocos elegidos que saben que es bueno sin saber porqué. Oh si. ¿Déjenlos en paz!

A los únicos que les sirve es a los 3 coleccionistas ignorantes de los cambios. 
Que para que suba el valor de sus pertenencias, de sus charlas, de sus instagrams
teorizan sobre los 3 únicos dibujantes pesados, los 3 únicos cuadros importantes 
y hacen que todos se llenen el culo con un discurso de tapa dura, triste, sofisticado.



Me aburro.
Rodeados de muritos teoricos que pocos pueden pasar porque se defienden con "yo sé, vos no".
Dar por sentada a la imagen es matarla. El dibujo, los formatos, las autopublicaciones, la necesidad infinita de
contar, mutan constante e inexorablemente, por que de eso va estar acá. 
Basta de miedo. Todos vamos a morir, Miremos al rededor y con el conocimiento histórico contemos sin dudas lo que ocurre ahora, las fantasías y ficciones y realidades. Que se vayan a cagar los pacatos.
Que se muerdan la cola entre ellos. Todo continua sin ellos también. Mundos paralelos que no se necesitan.
Estamos de acuerdo con los mundos paralelos. Pero en el mundo expositivo es necesaria la cabeza abierta.




Estan locos estos romanos
Están los que no aceptan mostrar tendencias en la imagen  y los que aceptan mostrar tendencias en la imagen.
Lo cómico es que la división de no mostrar dibujo nuevo la comienzan ellos, los que no quieren cosas nuevas, no los que actúan, los que dibujan, porque los que actúan no pueden parar de dibujar.

Los que dividen para reinar son los que ponen un escudo separatista y dicen: no vayan a trabajar. ya tengo trabajos de dibujantes. Ahora no hay nada. Lo que yo tengo es lo único que vale.

Entonces los coleccionistas liman la cabeza de los periodistas, de los curadores, de los maestros, de los estudiantes, y finalmente de los dibujantes. Y todos chupan las medias de alguien que fue uno más de miles de millones. Uno más. Que no esta mal si se dan cuenta de eso. Pero la fatalidad de la adoración hace estragos en los dibujantes. 
La fatalidad de la adoración hace estragos en los directores de espacios culturales. En todos. Fatalidad.


No existen los reyes.
Trasladar el comportamiento político de empoderamiento a unas pocas figuras para que sean nombradas sin parar, endiosar a unos y menospreciar a otros. El dibujo no es un partido político.
Esa acción es de inseguro, de cobarde, de mafiosos del conocimiento abierto.
Es de gente que no entiende que la estructura despótica de el monodiscurso terminó.

https://stallman.org/
http://www.jaronlanier.com/.

Paren de adorar y miren el todo.
La selección a adorar, a desear obtener a compartir y querer sería tan diferente si observáramos el todo, las diferencias, lo cotidiano. Las ferias pequeñas, las ferias lejanas, los dibujantes vecinos, los que están dibujando en el mismo bar que uno, la mezcla.



El dibujo útil
El cagazo que le tienen a lo popular, a la imagen en la vida cotidiana
los hace despotricar y tachar el dibujo. Por que es demasiado útil.
La inutilidad en la imagen viene de la mano de la ignorancia y el ocio histórico heredado. Que ya nadie necesita defender.
Un artista plástico sí puede experimentar hacer una historieta, editarla y que la vendan en un museo,
pero un historietista no puede exponer dibujos propios en un espacio de arte contemporáneo.
¿de qué se trata todo esto? 
Esa diferencia no es nueva, es aprendida, durante años de pulcro castigo. De idiotez presidencial. La herencia.

Yo creo que el NO a la palabra DIBUJO es para negar algo que esta más a la vista, 
es mas usable que "el arte contemporáneo" 
que es tan lejano al entendimiento del cabeza hueca consumidor final.
Si es más útil, más necesario popularmente, como es el dibujo. No va. Ni sólo ni como acompañante.

Cuando el dibujo no esta sólo, sino que puede acompañar textos, indumentaria, afiches, flyers, o sea vida cotidiana, crea una guerrilla de la imagen que esta oculta en un discurso favoritista. No es algo que valga solo.  
Nosotros si valemos solos. Ustedes no. 
Que aburridos son. 
¿cómo se nos ocurre que algo que es seriado puede también ser valioso?


CÓMO ENTRA.
Esa imagen línea dibujada gráfica, puede entrar al arte contemporáneo, pero ¡ojo!
puede entrar solamente un fragmento, la imagen fragmentada, nunca entera.
Puede entrar solamente desde el costado, desde un soporte descartable, que luego se borre,
que no quede recuerdo claro de que pasó.
Pensemos en la historieta.
Puede entrar pero sí y solo si esta intervenida, un fragmento que no muestre autoría, propiedad
No original.
Como un subtitulo y con la firma de alguien que pertenezca al sector arte contemporáneo. 
Sino no se mirará. Gracias a este tipo de pelotudeces snobs existió el arte pop.
Sin la historieta nunca hubiese existido el arte pop. 

Cada vez va a ser menos importante que las reglas sean impuestas por los precámbricos  profesores de arte,
 Los nuevos buscadores de imágenes estudiarán la historia del arte relativisándola por su poco creíble hilo constructivo, por su gran falsedad con respecto a cómo fue creada, por su falsedad con respecto a como se crearon las imágenes, la óptica utilizada, todos los artistas tachados que no están en las putas enciclopedias de mierda  y vivirán su época creyéndola. 

Los nuevos consumidores de culturas de publicación paralela,
estarán fijándose en los espacios culturales que sí le den importancia a las formas nuevas
y los que mas gusten quedarán para siempre entre nosotros, acompañándonos.

Y los espacios también van a ir cayendo si no se actualizan.
Las galerías, los dueños de la opinión y los xxx que no sepan  ampliar sus fronteras ortodoxas visuales  
y muestren coyuntura, documento, fantasía y vida de ahora, en lo que expongan, quedaran encerrados afuera.